Los miedos de los niños: cómo afrontarlos

Los pequeños tienen muchos miedos: de la oscuridad, de los monstruos, de los médicos, pero también de los extraños o separaciones. Estas son ansiedades muy comunes que con el tiempo pueden desaparecer por sí mismas, pero una A veces es necesario que mamá o papá tranquilicen al pequeño.

Por ayúdalo a mantener la calma y para no entrar en pánico cuando se encuentre en una situación que lo atemorice, los padres primero deben mostrarse tranquilos, tratando de entender a qué tiene miedo el niño y explicándole honestidad qué es real y qué es falso. Además, si sabes que está por suceder algo doloroso o aterrador para él, como una picadura del médico, no se lo ocultes, sino cuéntaselo, para que aprenda a manejar lo que teme.

Finalmente, puede ser muy útil Cuenta historias donde otros niños o personajes superan los mismos miedos que afectan al pequeño.

Pero ahora veamos cuáles son las cosas que más asustan a los niños y cómo pueden intervenir los padres:

1. La oscuridad

Fuente: web
Fuente: web

Los niños tienen miedo a la oscuridad porque, al no poder ver lo que les rodea, se sienten vulnerables.

Para ayudarlos, puedes hacerlo dormir con una luz encendida, ya sea la del pasillo o una lámpara de sobremesa, que les permita orientarse, una luz que luego irá disminuyendo con el tiempo hasta apagarse por completo.

Otra forma de ayudarlos es dme quedo con ellos en la oscuridad, haciéndoles saber que siempre habrá alguien allí para protegerlos.

2. Y muestras

Fuente: Howard McWilliam
Fuente: Howard McWilliam

Muchos niños piensan que debajo de su cama o en el armario hay un monstruo que a la primera oportunidad está listo para dañarlos.

Se les puede decir que los monstruos no existen, pero eso no siempre funciona, porque los niños tienen una imaginación vívida que les puede hacer ver monstruos en todas partes. Luego puedes preguntarles dónde están los monstruos que los asustan y, con un spray, ir a cualquier lugar que te indiquen los más pequeños rociando un poco y diciendo que es un repelente de monstruos. O puede colgar un letrero que diga “los monstruos no pueden entrar”En la puerta de su dormitorio.

3 Tiempo

Fuente: web
Fuente: web

El niño puede percibir el trueno y el viento como algo que puede lastimarlo, así que busque que mamá y papá se sientan protegidos.

En este caso puede ser útil sacar al niño de la casa en diferentes condiciones climáticas, explicarle lo que está pasando y que para sentirse seguro, solo un abrigo.

4. Malos sueños

Fuente: web
Fuente: web

Muchos niños tienen miedo a dormir solo en tu propia cama porque tienen miedo de tener alguna pesadilla.

Al igual que con los monstruos, los niños a veces luchan distinguir la realidad de la fantasía, por lo que un mal sueño puede ser muy traumático para ellos, llevándolos a negarse a volver a la cama.

Para tranquilizarlos, puede confiar en el clásico pelusa, un objeto que puede infundirles seguridad, pero sobre todo reiterando que estamos ahí para ayudarles tan pronto como lo necesiten.

5. Extraños

Fuente: web
Fuente: web

Tener miedo a los extraños no es del todo negativo, ya que un niño es mejor que no dar confianza a los que no conocen.

Sin embargo, cuando este miedo también se extiende a familiares que quizás ven poco, podría ser un problema: para tranquilizarlo, a veces es suficiente. sé amable con los que lo asustan, quienes, si se desea, pueden ser contactados primero y explicarles que tienen una actitud tranquila hacia el niño.

6. La separación

Fuente: web
Fuente: web

Los niños tienen miedo a la separación porque tienen miedo a ser abandonado y que el que se va no volverá nunca

Para resolver la pregunta, se puede introducir una rutina de separación: cada vez que te vas, puedes adoptar las mismas palabras, que deben subrayar cómo volverás más tarde puedes hacer algunas pruebas reales, así que te despides y luego, después de solo cinco minutos, regresas.

Es muy importante saludar siempre al niño y no desaparecer cuando está distraído.

7. Soledad

Fuente: web
Fuente: web

El niño puede tener miedo de quedarse solo porque se siente seguro solo si uno de sus padres está presente.

Para ayudarlo, puede hacer que juegue un juego que puede jugar solo e, inicialmente, quedarse con él en la habitación, pero hacer otra cosa; luego, gradualmente, puede ir cambiando de habitación, teniendo cuidado de estar siempre en un lugar donde él pueda escucharlo.

8. Máscaras y disfraces

Fuente: web
Fuente: web

Es posible que los niños no comprendan que las máscaras son máscaras o que lo entiendan, pero tengan miedo de por qué no saben quien esta detrás.

Para superar este miedo jugar a disfrazarse juntos y, con un cómplice, demostrar que dentro de una máscara hay una persona amiga.

9. El baño

Fuente: web
Fuente: web

Algunos niños le tienen miedo al baño, especialmente al inodoro, porque el inodoro descarga ruidosamente y tienen miedo de ser succionados; esto también puede llevarlos a negarse a entrar al baño.

Para ayudarlos a superar este bloqueo, intente explicarles para qué sirven los distintos sanitarios y hacer que el baño sea lo más cómodo posible, con un taburete para lavarse las manos o un reductor para el inodoro.

10. El médico y el dentista

Fuente: web
Fuente: web

El médico y el dentista pueden asociarse con el dolor y a nadie le gusta probarlo.

Para tranquilizar al niño, es útil explicarle lo que sucederá durante la visita, durante la cual siempre estarás a su lado, y luego recompensarlo si fue colaborativo.

Durante la espera, para aliviar la tensión, pueden leer un libro juntos.