La importancia de informar y cómo hacerlo para no correr riesgos

Lo que me indigna es que todo el mundo hable de violencia contra la mujer solo con motivo del Día de la Mujer y el Día contra la violencia contra la mujer. Están todos, personajes públicos, instituciones, para ser vistos junto a las víctimas. Pero luego, cuando se apagan los focos, la verdad es que estamos solos.

Gigliola Bono, madre de Monia Del Pero, asesinada en 1989 a los 19 años por su exnovio, me dijo la primera vez que la conocí para recabar su testimonio.

Ocurrió, de hecho, con motivo del 25 de noviembre y me sentí culpable:

En Roba da Donne también estábamos cometiendo el mismo error. Salí de esa reunión pensando que era nuestra responsabilidad hacer más: así que propuse esta columna.

La llamamos 365 dias mujer, como los días del año: porque todos los días las mujeres mueren o sufren violencia.

Se habla, pero no lo suficiente: las leyes son insuficientes, la educación sobre las nuevas generaciones es. En esta columna no podremos compensar estas deficiencias, pero podremos hacer cultura.

Sin proclamas, sin retórica, sin consignas de gran atractivo pero que no cambian nada.

Una vez al mes, Gigliola Bono, que a lo largo de los años se ha visto obligada, a pesar de sí misma, a convertirse en una experta en el tema, hablará concretamente sobre un tema. Y lo hará explicando lo que dice la ley, cuales son las deficiencias y, en algunos casos, las verdaderas deficiencias, pero también lo que son las herramientas concretas para defenderse y otra temas de utilidad inmediata para las mujeres víctimas de violencia, para sus familiares, que son ellos mismos víctimas, y para todo aquel que quiera dar un apoyo concreto y no superficial a amigos, familiares, conocidos en situaciones de riesgo.

Vamos a empezar desde el principio. Hablemos de la denuncia. Hagámoslo honestamente, sin ignorar los riesgos, y decir que sí, es necesario informar, pero también agregando algunos consejos para hazlo de forma segura.