“Fui golpeada, violada y ofendida, luego tuve el coraje de pedir ayuda”

Hoy es el Día Internacional de la Mujer: quería subir esta foto que tomé en el trabajo hace casi dos años … La noche anterior a ese día, fue uno de los últimos días violentos que viví con mi ex novio … ves mi uniforme completo, porque estoy detrás del mostrador (trabajaba en el stand del Mont Blanc en una joyería) Mi uniforme era oscuro, pero ese día mis pantalones se mancharon de cloro, porque había decidido tirarlos al cloro como castigo, porque me había ido a dormir al hotel por una noche, para estar a salvo de sus asaltos y amenazas. Estaba muy borracho y drogado y me agredió física y verbalmente, así que solo quería encontrar un lugar seguro y poder ir a trabajar al día siguiente.

Tomé esta foto porque quería recordarme lo valiente que fui cuando salí de casa al amanecer, y que, aunque estaba destrozada emocionalmente, tenía que ser fuerte …

Cuando mi mejor amiga vio esta foto me dijo que notó mucha tristeza en mis ojos y le dije que todo estaba bien. Muchas veces oculté la situación de violencia que estaba viviendo porque estaba avergonzada y me sentía demasiado humillada.

Tenía que ser fuerte y mostrar siempre mi mejor cara para ocultar mi verdadero dolor… En ese momento mis hijos ya no vivían conmigo y mi tristeza era doble, pero al mismo tiempo me sentí aliviada de no tener que exponerlos a esa situación.

En este día de la mujer quiero invitar a todas las mujeres que son víctimas de abuso sexual, psicológico o físico: en casa, en el lugar de trabajo, en cualquier entorno en el que se encuentren, ¡pidan ayuda! No estamos solas, no tenía idea de cuántos recursos había para ayudar a las mujeres, y realmente agradezco todos y cada uno de estos medios que me han ayudado.

Si es posible salir de este ciclo tóxico, es posible recuperarse, ¡es posible levantarse y pegar todos los pedazos rotos en ti!
¡Pide ayuda, no te rindas por favor! Mi principal fuente de fortaleza en todo esto ha sido y seguirá siendo Dios. La ayuda también está ahí para usted, tenga fe y también trate de actuar “.

Esta publicación fue publicada en Instagram el 8 de marzo por una niña, acompañada de una foto de ella en primer plano. Lo encontramos por casualidad, bajo el hashtag #depresión. Dada la delicadeza de la historia, le pedimos que tomara su publicación para darle una traducción completa, ella dijo que sí, siempre y cuando permaneciera en el anonimato. Explicó el motivo de esta solicitud con estas palabras:

Conozco la violencia desde que era niña. Crecí en medio del abuso sexual y físico de mi abuelo y uno de mis tíos, y fui víctima de acoso sexual por parte de otros dos tíos míos. Viví en la calle durante un tiempo y fui violada a los 16 años por un hombre que no conocía y que me dejó embarazada de mi primera hija. Luego conocí al padre de mis gemelos, nunca me pegó pero tuve que tener sexo con él para conseguir algo de dinero para mi hija mayor.

Viví casi diez años con mi exnovio y todo estaba bien al principio, pero finalmente se convirtió en una relación muy tóxica y peligrosa. Lloré muchas noches en la ducha durante años… Me golpeó, me humilló, me maltrató, me ofendió. Hasta que conocí a Dios …
Estoy en este proceso de renacimiento en todos los sentidos de mi vida …

Mis hijas han crecido y ahora vivo en otro país tratando de reconstruir mi vida con dignidad y seguridad.
Estoy escribiendo un libro, pero todavía estoy en proceso de terminarlo.

Ahora estoy en un lugar remoto y seguro, pero prefiero permanecer en el anonimato por favor … Además de lo que les acabo de decir, mis hijas no saben nada y no estoy preparada para avisarles todavía.“.