Coronavirus y violencia contra las mujeres: entrevista a la senadora Valeria Valente

Los centros antiviolencia del Di.Re. en marzo recibieron el 74,5% más solicitudes de ayuda que la media.

74,5% más. Una cifra que habla con claridad y confirma lo que muchos ya razonablemente habían previsto desde el principio: la emergencia del coronavirus, que nos obligó a todos al encierro, ha encerrado a muchas mujeres con sus torturadores en casa.

Si la realización de las actividades cotidianas – trabajo, cuidado de niños o diligencias diversas -, en situaciones normales, también puede actuar como refugio / posibilidad de escape, aunque temporal, de parejas violentas; con la situación actual esto ya no es posible.

Pero hay otro hecho inquietante. En la primera fase del encierro, las llamadas a los centros anti-violencia, antes de crecer tan dramáticamente, se redujeron drásticamente.
¿Porque? Probablemente porque mujeres maltratadas, compartiendo el techo con el violento a menudo sin siquiera tener la privacidad mínima necesaria, ni siquiera podían hacer una llamada telefónica para pedir ayuda sin correr riesgos.

Para comprender mejor lo sucedido y, sobre todo, lo que se está haciendo para enfrentar esta dramática situación, contactamos Senadora Valeria Valente, Presidenta de la Comisión Parlamentaria de Investigación sobre Femicidio.

Mensaje importante para mujeres encerradas en casa con hombres violentos

Lo más importante, que queremos reiterar, es que los centros anti-violencia no están cerrados por el cierre y que el número 1522: el número contra la violencia y el acecho está activo.

Si la persona que lee estas líneas es una mujer que necesita ayuda, pero no tiene la privacidad necesaria para realizar una llamada al número indicado, debe saber que, según indicó la propia senadora, la aplicación de 1522, descargable gratis tanto para Android como para iOS, le permite enviar comunicaciones incluso por escrito.

Cómo informar de forma segura

“Si denuncio y luego no me creen; o juzgarme; ¿O se vuelve aún más violento? ”.

La denuncia es importante, pero es un hecho que quienes lo hacen no siempre encuentran la acogida necesaria y un interlocutor debidamente capacitado para aceptar la solicitud de ayuda.
¿Y qué? Como lo indica aquí el senador Valente y nos lo había reiterado Gigliola Bono, madre de una víctima de feminicidio, en el video que sigue, es mejor denunciar contactando los mostradores anti-violencia, donde por otro lado podremos encontrar personal capacitado para aceptar nuestra solicitud de ayuda, desde un punto de vista humano, psicológico y legal.