Cómo conocer un cosmético: ha llegado el biodcionario

los Biodizionario (www.biodtionary.it) es muy simple de usar y puede convertirse en un soporte válido a la hora de comprar cosméticos.

Por parte del consumidor y orientada a dar a conocer lo que compra, esta herramienta nació gracias al trabajo de Fabrizio Zago, (químico industrial y experto en ecocompatibilidad) y se refiere a los datos y sistemas de cálculo publicados por la Unión Europea en materia de toxicidad para humanos y organismos acuáticos.
La intención inicial del Biodiccionario, por lo tanto, es preservar el medio ambiente (6 toneladas de cosméticos al día: este es el dato inquietante de los productos que se ponen en el mercado todos los días), pero sobre todo de aclarar el contenido de los productos de limpieza y cosméticos que a veces puede ser perjudicial para las personas alérgicas.
Las sustancias registradas son aproximadamente 6000 y se clasifican partiendo de las más contaminantes y nocivas para el ser humano, ya que se derivan del petróleo y afines, hasta las consideradas incluso beneficiosas, ya que en cambio son sustancias obtenidas a partir de derivados de plantas procesadoras extrapoladas de renovables.

Las sustancias definidas como “inciertas” también se han incluido en el Biodiccionario ya que no existen estudios definitivos sobre su composición e impacto ambiental.
Para poner en práctica lo dicho hasta ahora, basta con insertar en el bio diccionario la relación de la composición química del cosmético que se desea “analizar” (Composición INCI) y para cada sustancia aparecerá la evaluación mediante “semáforos”:

DOS ROJOS : sustancia inaceptable.
– ROJO: grandes problemas para el medio ambiente y en ocasiones también para el ser humano.
– AMARILLO: podría causar problemas.
– VERDE: buena sustancia, también respetuosa con el medio ambiente.
DOS VERDES: Sustancia excelente, respetuosa con el medio ambiente y cuyo uso se recomienda al ser humano.

Finalmente, es necesario tener en cuenta que l’elenco PULGADAS que encontramos expresado en las etiquetas de cosméticos y productos de limpieza siempre parte de la sustancia presente en mayor cantidada. Por lo tanto, si una de las sustancias en la parte superior de la etiqueta tiene como juicio “dos rojos”, se considerará grave en comparación con cuando se encuentre hacia el final de la composición (y por lo tanto presente en una cantidad mínima).
Nuestro cuerpo es muy preciado y más aún lo es el entorno en el que vivimos, que también nos corresponde a nosotros proteger, y por ello estos pequeños “trucos” son bienvenidos para preservarlos con un solo clic.

Artículo original publicado el 18 de abril de 2013